Crédito personal

Un préstamo personal es un contrato en el cual la institución financiera de tu elección proporcionara una cantidad de dinero a la que se le denomina prestatario, con la condición de que devuelva el dinero y pague los intereses acordados y los gastos que se generen por realizar dicha transacción.

Las asociaciones de crédito ofrecen diversos préstamos personales, también conocidos como préstamos de consumo, sus nombres comerciales pueden ir desde: préstamos para adquirir un coche, créditos para ir de vacaciones, préstamos para realizar la boda etc. pero cada uno de ellos con pequeñas variaciones aunque prácticamente son lo mismo.

Características

Para realizar una elección adecuada en cuanto a préstamos de consumo tienes que considerar los siguientes aspectos:

Algunos préstamos tienen un tipo de interés nominal relativamente bajo, pero muchas comisiones por otros conceptos como la apertura, cancelación, amortización parcial o el estudio, al hacer las cuentas con todos los conceptos, podrás darte cuenta que un préstamo al 3% de interés nominal nos sale más caro que otro al 5%, al tener menos comisiones, por ejemplo:

Garantía

Normalmente se pide que la persona que solicita un préstamo personal ofrezca como garantía todos sus bienes presentes y futuros.

Los préstamos personales se diferencian de los préstamos hipotecarios por el tipo de garantía que tiene la institución de crédito en caso de que no se realicen los pagos. El que solicita un préstamo personal ofrece como garantía todos sus bienes, presentes y futuros. El que solicita un préstamo hipotecario no solo ofrece todos sus bienes, sino también el bien inmueble hipotecado, que será propiedad del banco en caso de no realizarse los pagos.

Por consecuencia del riesgo por parte de las instituciones financieras, los préstamos personales tienen un tipo de interés más alto y un plazo de amortización más pequeño que los préstamos hipotecarios.

Requisitos

Normalmente antes de que se te apruebe el préstamo, la institución financiera realizará un estudio de viabilidad para comprobar que puedas realizar los pagos. Este estudio es similar a la elaboración de su presupuesto personal. Valora sus ingresos mensuales y sus compromisos de pago como otras deudas, incluyen los saldos de las tarjetas de crédito, estimando si puedes cubrir las cuotas del préstamo sin problemas. El banco también valorará tus patrimonios inmuebles, inversiones, otras cuentas bancarias, etc., que pueden sirve de garantía.

Si el banco tiene dudas sobre tu capacidad de pago o tu historial crediticio y no es viable alguno de tus patrimonios como garantía, será necesario tener un aval que es otra persona que se compromete a hacerse cargo de la deuda si tu no pagas, para poder conseguir un préstamo personal.

Documentación necesaria para solicitar un préstamo personal:

La duración de un préstamo personal no debe ser más larga que la vida de la cosa que está financiando.

Las instituciones financieras verifican que haya congruencia entre la finalidad, el importe y el plazo del préstamo solicitado. En pocas palabras no te concederá $ 100,000 pesos para la compra de un refrigerador. Un préstamo personal va destinado a financiar un producto específico y las instituciones evitaran que se use para remediar problemas generales de liquidez de los clientes. Por eso es necesario presentar una factura pro forma o presupuesto. O pueden exigir mediar el pago para asegurarse de que el dinero se destine al fin indicado por el cliente.

En cuanto al plazo, recuerda que la duración del préstamo no debe ser más larga que la vida del producto que se está pagando. No querrás seguir pagando cuotas por algo que ya disfrutaste hace tiempo o por objetos que ya dejaste de utilizar o que se han vuelto obsoletos. Por eso, no es aconsejable pedir préstamos largos para financiar vacaciones, fiestas, o bodas. Y tampoco un préstamo coche, por ejemplo, debería tener un plazo de amortización más largo que la vida útil del vehículo.

En caso de concederte el préstamo, la institución de crédito le tiene que hacer una oferta vinculante en la que se detallan las condiciones del mismo por escrito. Esta oferta tiene 10 días de vigencia, para que estudie detenidamente y la compare.

El importe del préstamo, el plazo y el tipo de interés determinan la cuota mensual a pagar. Cuanto mayor es el plazo, menor será la cuota mensual, pero el coste total será más alto porque estará pagando intereses durante más tiempo.

Evita los préstamos que cobran altas comisiones por cancelación anticipada.

Fiscalidad

Los préstamos personales no dan derecho a ninguna deducción fiscal.

Formalización

Un préstamo personal tiene que ir asociada una cuenta a nombre de los prestatarios. Tendrás que tener una cuenta en la que se abonará el importe del préstamo y se cobrará el pago de las mensualidades.

Finalmente, el préstamo se formaliza con la firma de una póliza. Es un acto formal, con repercusiones judiciales, en el que la institución y el prestatario se comprometen a cumplir las condiciones de la operación. Es necesaria la intervención de un fedatario público, ese gasto lo paga el cliente.

En algunas ocasiones se indica contratar un seguro de protección de pago, para asegurar la amortización, total o parcial, del préstamo en caso de que le ocurra algo al titular asegurado fallecimiento, incapacidad, etc.